Dioses Incas de la Mitologia

La civilización incaica fue un auténtico pueblo politeísta, es decir, creía en una variedad de dioses, con diferentes nombres y diversas funcionalidades. Se les rendía culto, se les honraba y se espera de ellos, como una especie de devolución, múltiples clases de favores. A continuación, en sintonía, presentamos los principales dioses de la mitología inca: información e imágenes. 

Dioses mitológicos Incas

Las civilizaciones politeístas se caracterizan por el culto a diferentes dioses, lo cual muchas veces significa que una región o poblado determinado tenga alguna variedad divina, con otro nombre o función. Sin embargo, los pueblos suelen tener sus dioses principales (imposición de un pueblo, una casta, una región) y aquí aludiremos a algunos aquellos que aparecen en el panteón incaico.

Inti

Inti es el dios del sol inca, patrón del imperio incaico. Las leyenda nos dice que era hijo del mismo Viracocha. El Sol era importante para este pueblo, a tal punto que el fundador del imperio, Manco Capac, comenzó la edificación de su reino haciéndose llamar el hijo y el instrumento del Sol.

En cada territorio que era anexado al imperio se construía un templo o santuario para rendir culto al Sol Inti. Todo un ejército de sacerdotes administraba los ritos y cuidaba de estos lugares. Un buen ejemplo era el templo de Cuzco con cuatro mil sacerdotes, presididos por un sumo sacerdote con puesto vitalicio.

Pachamama

La Pachamama era una diosa adorada por los pueblos de los Andes (incluso hoy su adoración continúa). Sin embargo, para la mitología inca era la «Madre tierra» y una diosa de la fertilidad que presidía la siembra y la cosecha, encarnaba las montañas y provocaba terremotos. Era una deidad independiente, con un poder creativo que daba lugar y sostenía la vida en la tierra.

Su representación es la de una mujer adulta, que lleva cosechas de papas y hojas de coca; sus santuarios son rocas sagradas o árboles igualmente legendarios.

Viracocha

Viracocha es el Gran Señor, el resplandor eterno y la fuente de vida. Más allá del imperio incaico, esta deidad primigenia siempre fue la idea andina de una divinidad creadora y posiblemente su origen haya sido la cultura Caral (una civilización tan antigua que algunos dicen que fue la primera de cierta complejidad en el Perú). Por lo tanto, como dios supremo del imperio incaico fue venerado mucho después.

Viracocha creó el universo, el sol, la luna y las estrellas, el tiempo y la misma civilización. Si bien Inti es el Sol, antes Viracocha también era asociado con este astro y las tormentas. Era representado con el Sol como corona, con rayos en las manos y lágrimas que caían de sus ojos en forma de lluvia.

Se puede encontrar cierta vinculación con un dios viejo como Saturno, un hacedor del tiempo. Es importante recalcar que era una divinidad sin embargo lo bastante abstracta e invisible, justamente por su posición de creador del universo.

Quilla

Quilla era la divinidad de la luna para el pueblo inca y hermana, además de esposa, de Inti. Asimismo, era una divinidad vinculada al matrimonio, del ciclo menstrual y considerada defensora de las mismas mujeres. No hay que reconocer una diosa menor aquí: en la jerarquía celestial estaba a la par de Inti.

Muchas funciones se adjudicaban a Quilla o Mamaquilla: madre del firmamento, marca para las épocas de cosecha, protección de todo el universo femenino, etc. Se dice que lloró lágrimas de plata y que al ser atacada por un animal se ocasionaron los eclipses lunares. Se la representaba como una mujer muy bella y sus templos eran atendidos por sacerdotisas.

Mama Cocha

Mama Cocha en la mitología inca era comprendida como la divinidad o madre de las aguas. Ella representaba al mar y a sus mareas, estaba relacionada con lagos, fuentes, ríos y se consideraba que sus hijos eran los manantiales. Se le rendía culto principalmente con un objetivo: aguas calmas y obtención de una buena pesca. Esto último es sumamente importante: si hay un gran temor que durante siglos ha tenido la humanidad ha sido el del mar embravecido.

Era esposa del dios supremo Viracocha, además de mamá de Quilla e Inti. Es importante recordar que en la cosmogonía incaica el universo estaba dividido en tres planos: el Hanan Pacha era el mundo de arriba, donde habitaba Mama Cocha con otras divinidades principales y aquellas personas que habían sido justas.

Illapa

Illapa según la mitología incaica era el dios del rayo, de la lluvia y de la guerra. Era representado como un hombre imponente, con una brillante vestidura, siempre portando un garrote y una honda. Estas últimas representaban el poder y su capacidad de generar fenómenos meteorológicos, como truenos y relámpagos.

Incluso frailes de la época de la conquista indicaban que los pueblos incaicos adoraban a Illapa como tercera divinidad, solo detrás de Viracocha e Inti.

Mama Sara

Mama Sara en la mitología inca era la divinidad asociada al grano, una representación de los alimentos, por eso se la denomina como conopas. De hecho, a algunas plantas de maíz se las disfrazaba con vestimentas para representar a dicha divinidad. También era asociada al sauce.

Si el maíz era el alimento más importante del pueblo inca, en un mundo que no siempre lo tenía garantizado, entonces podemos vislumbrar lo importante que era esta diosa.

Supay

Supay era una entidad divina dentro de la mitología inca. Su término es neutro, por lo tanto se lo podía asociar a una entidad buena como mala. La balanza con el cristianismo se inclinó a lo último, ya que la llegada de los moradores de Europa implicó anexar a Supay al diablo.

Supay era una entidad compleja: puede implicar todo un grupo de demonios, pero también la divinidad del inframundo y una raza de guerreros abisales. Su representación era algo terrorífica: poseía largos cuernos, ojos vidriosos y penetrantes, un rostro algo felino con largos colmillos y orejas. Podía transfigurarse en un hombre apuesto o una mujer bella, algo peligroso para aquellas personas que no le demostraban respeto.

Supay implicaba la maldad (de hecho Viracocha lo creó para enseñar a la humanidad sobre ello), pero también tenía un rasgo de psicopompo, es decir, acompañar a las almas en el más allá.

Loading Facebook Comments ...

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.