Las mejores Calaveritas Literarias

Las calaveritas literarias son composiciones en verso típicas de México. Muy relacionadas con el Día de los Muertos, siempre tienen como protagonista a la muerte, ya que de alguna manera son epitafios ácidos y burlescos en la mayoría de los casos. Presentamos a continuación variadas calaveras literarias para compartir. 

Calaveras literarias cortas

La tumba

La tumbia se movió,
la muerte apareció
y todos corriendo,
salieron del panteón.

Diversión

Quien quiera gozar de veras
y divertirse un ratón,
venga con las calaveras
a gozar en el panteón.

El vendedor

Al señor de la tiendita
lo visitó la calaquita.
Le compró unas veladoras
para ponerlas en su altar,
después al tendero
se lo pasó a llevar.

 

El carnicero

La Catrina fue al mercado,
su decisión había tomado.
Fue por el carnicero,
esto va muy en serio:
ya está en el cementerio.

La esposa muerta

Si muero lejos de ti,
por favor que no hagan bromas.
Puedes decirle a la huesuda
que ya se terminó la hora de bodas.

Más allá

Las personas buenas
se van al cielo,
las malas al infierno,
pero en el camino alguien las lleva:
es la huesuda contra el viento.

Un cielo distinto

La Calaca la llevó,
y la pobre mujer no lo deseaba.
Le dijo que aguardara un momento y
que con tequila y ron
sus amigos del más allá
la aguardaran.

La Parca

Qué importan las riquezas,
qué importan las mansiones,
si La Parca no hace distingo:
se lleva a cualquiera
en todas las ocasiones.

La llegada

A la vida llegamos sin permiso
y también nos vamos sin aviso.
Te digo hola Calacas
si me asustas
espero no caerme al piso.

Los pantones

¿Para qué tanto llorar
si las cosas son tan simples?
Aquí te vas a enterrar
por favor no hagas berrinches.

Y si pensabas tal vez
que la muerte te igualaría
a otros ricos mortales,
por favor, deja que ría.

Calaveras literarias para maestros

El final

Ya llega el Día de muertos
y la calaca ya ronda por la escuela,
quiere lelvarse a todos los maestros
amarraditos en la cajuela.

Calavera a la maestra

A la maestra la agarró la muerte,
por regañona se la llevó la parca.
Hay maestrita te tocó la suerte
por enojona morir del corazón.
Los niños también se fueron
por chiquitos a los cielos,
por traviesos todos murieron,
porque estudiar no quisieron

La maestra amada

Estaba la maestra Amada
comiéndose una enchilada.
Entonces llegó la huesuda
tan fea como una vieja chancluda.

Le dijo que muy bien descansarías
en el panteón que te quedaras.
La maestra dijo no me llevarás
o de cincos te llenarás.

Se pasaron discutiendo tres horas.
Eran unas viejas gritonas.
Entonces llegaron a un trato,
la huesuda hizo un contrato.

Le dijo tú recordarás
que a nadie más reprobarás
y de esa forma no te llevaré,
pero de ti me acordaré.

El profesor atleta

La Calaca quería llevarse
a un buen hombre.
Fue a la escuela
e hizo un gran desorden.

Escogió al azar a un profesor,
que tenía muchos músculos
y no era flojo, por favor.

La Cala lo corrió,
pero nunca lo alcanzó.
El profesor era un atleta,
cuando la Muerte se quiso acordar,
ya había cruzado la meta.

Adiós maestra

Los alumnos de primero,
de ella se quieren deshacer.
Es que esa maestra es muy mala,
no los para de examinar y atender.

Por favor, huesuda, dijeron,
llévate a la maestra,
si concedes nuestro gran deseo,
todo el salón será una fiesta.

Calaveras literarias chistosas

El beodo

Ya pasó Halloween
y vieron cómo amanecí.
De qué sirve que me lleve la flaca,
si creó que ayer morí.

La suegra

Con singular sutileza
su naríz en todo metía,
para suerte de la nuera,
la calaca la quería.

Pobre de la suegra metiche,
su vida le arrebató,
pues la muerte sinverguenza
sin pensarlo se la llevó.

Calaca

Calaca yo te busco,
calaca yo te quiero,
no sé por qué todos te temen,
si tus huesos son mis pensamientos.

A la hora que llegues te esperaré,
tomando un tequila lo pasaré y
así con las horas me emborracharé
y a tu encuentro fácil iré.

Una profe divertida

Hoy la escuela está de luto,
pues la profe falleció
de tener niños aplicados
del puro gusto se murió.
La muerte le estaba esperando
y hasta cuestes quiere echar,
porque dicen que la profe
un reventón en el panteón
quiere organizar.

Un canto a la vida

Si la vida es una,
tú la debes aprovechar.
Toma tequila,
empina el rón,
come un tamal,
hasta explotar.

Que a la muerte
va a llegar,
la Calaca no se hace esperar.
Maldita huesuda,
ya no te puedo engañar.

El amor

A llegado la Catrina,
vestida de morado,
para llevarse a toda persona,
que diga que está enamorado.

Calaveritas literarias para niños

Tristeza

Los alumnos se murieron,
no es difícil de comprender,
porque se murieron de tristeza,
ya que eran burros
que no podían aprender.

Comida y muerte

“Eres pequeño,
pareces sabroso,
quizás me lleve de ti
un buen trozo”.

Eso dijo la Calaca
a un gordito nervioso
que empinaba sus tamales
un tanto meticuloso.

La muerte y la rapidez

La muerte es un instante,
donde del todo
se pasa a la nada.
Quien lo dude
pregunte a la huesuda
cuanto tarda en llevarse
a esa vieja chancluda.

La bella huesuda

La muerte ha inspirado
en mí estos versos,
porque a la huesuda
la quiero lejos,
sin deseos perversos.

Eres bella
aunque seas blanca,
te mantienes linda
aunque no tengas
carne,
por favor bella huesuda
de tus proyectos
a mi no me hagas parte.

La muerte de un amigo

Ya murió Gilberto
lo llevaron a enterrar,
él fue de todos amigo,
al fin descansa ya.

En su tumbra se escribe,
con un cariño muy sincero
“aquí descansan los restos
de nuestro fiel compañero”.

Muerte a la suegra

Querida muerte yo te pido
que te lleves a mi suegra,
la vieja es muy malvada
no la quiero el cielo
ni tampoco la tierra.

Te pago con dólares,
te abono con flores,
si me condeces este favor
serás mi gran reina
de todas las ocasiones.

El niño y la muerte

Felices madre y abuela estaban
pues su nieto aprendió a gatear,
cuando llega la muerte y le dice:
“a este guerito me he de llevar”.
Ellas gritando contestan:
“cuidado que está muy grandote,
no te vayas a fracturas
y así la parca muy triste
se tuvo que alejar.

Calaveras literarias para Día de muertos

La risa en el Día de los Muertos

No te apures no corras,
porque la muerte te alcanza.
Y si tienes panza,
seguramente también
en el más allá
habrá chanza.

Pero si corres adelgaza
porque ahora llega
el Día de los Muertos,
ya que si viene la parca
por lo menos querrá ver
un cadáver esbelto.

De mal humor

Si por algo Claudia se distinguía
era por mandar a todos a la fregada,
hasta el día que la muerte ante ella aparecía,
y ahí sí no dijo nada.

Quieres vieron la situación
reían con descaro
pues algo inusual era
que Claudia no los mandara al carajo.

Así la Catrina se apuntaba
una más para su bando,
sabiendo que estaría todo el camino
seguro renegando.

Otro Día de los Muertos

Es el Día de los Muertos
y los fenecidos se acercan
hambrientos y sedientos.

Tiéndele unos tamales,
hazte unas tortillas,
que si viene un ser querido
te tendrás que quedar en cuclillas.

Recuerdos

No te olvides de los muertos,
ellos viven de tus recuerdos.
Y solo quedarán ahí,
si los mantienes sin remordimientos.

El pasado es pasado,
y los errores se olvidan,
peor es quedar olvidado
por aquellos que amor te destilan.

Loading Facebook Comments ...

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.