Mapa de las Placas Tectónicas: Qué son, movimiento, tipos y teoría

No descubrimos nada al decir que la tierra es como un organismo maravilloso, con sus ritmos y procesos que hacen que todo sea, que permiten, que en definitiva, la vida sea. A continuación, en consonancia, presentamos los mejores mapas de las placas Tectónicas con su definición, información de movimiento, tipo y más. 

Mapa de las placas tectónicas del mundo

Si bien las placas secundarias pueden llegar a un número de 42, las principales son en total 15 y a continuación te las presentamos en estos mapas de placas tectónicas del mundo.

Mapa de placas tectónicas de México

México, como el mapa lo indica, se encuentra de manera eminente sobre la placa Norteamericana, aunque en verdad la zona californinana forma parte, de manera minúscula, de la placa del Pacífico y la placa de Cocos; en la zona sur existe incidencia de la placa del Caribe y un pequeño sector, cercano, de la placa secundaria de Rivera.

Mapa de placas tectónicas de América

América, en tanto continente, descansa mayoritariamente sobre las placas mixtas Sudamericana y Norteamericana, más la del Caribe por la zona central. Sin embargo, se ve influenciada esta zona, por una cuestión de cercanía y choque, con placas como la de Escocia en el sur, la Antártica, la del Pacífico, la de Nazca, Cocos y Juan de Fuca.

Mapa de placas Euroasiática

La placa Euroasiática es una de las placas mixtas más grandes y toma en su totalidad a Europa y la gran mayoría de Asia, con excepción, en este último continente, de la presencia menos de placas como la Arábiga, la placa India, Filipina y Norteamericana.

Mapa de placas tectónicas de África

África se ve envuelta desde la litosfera por la placa africana en su totalidad, más allá de la presencia de la placa Arábiga cercana y la Somalí, que está en formación y que dentro de unos millones de años no solo generará un desprendimiento del continente, formando una suerte de subcontinente, sino la posterior formación de un nuevo mar (la tierra se verá superada por el agua).

¿Qué son las placas tectónicas?

Una placa tectónica o placa litosférica (o incluso, algunos la denominan planchas de rocas sólidas) es un fragmento de litosfera relativamente rígido que que se mueve sobre la astenosfera, zona superior del manto terrestre (ubicada debajo de la litósfera y que puede llegar a unos 670 kilómetros de profundidad). La mejor manera de pensar, de forma algo vulgar pero práctica, la relación entre estas dos zonas es como productos de mercado transportados sobre la cinta en movimiento, en donde los productos, claro está, son las placas tectónicas y la cinta la astenósfera con sus materiales silicatados dúctiles, sólidos y en estado parcial o totalmente semifundidos. Aquí se puede, asimismo, entender mejor cómo la propia litosfera está fragmentada en placas tectónicas que, naturalmente, entran en movimiento, como es propio en nuestro planeta y dan lugar a variados fenómenos geológicos.

Un hecho curioso y lógico a su vez es que la tierra es el único planeta del sistema solar, de los naturalmente rocosos (también se pueden añadir grandes satélites) que presentan placas tectónicas activas, aunque tal vez en un pasado remoto sí contaban con semejante realidad Venus, Marte o un satélite de Júpiter como Europa. La palabra tectónica deriva de tektonikos, que en griego quiere decir constructor, vinculado con el acto de construir y eso también nos dice mucho ¿Por qué? ¿Qué unión puede haber entre un vocablo pretérito de origen griego y el hecho de que solo la tierra presente estos fenómenos? Que precisamente la tierra está viva natural y geológicamente hablando. Aunque los tsunamis, terremotos, fosas abiertas en lo profundo, la formación de grandes cadenas montañosas, cuencas, cañones y volcanes,todos fenómenos diversos pero vinculados al movimiento de placas, pueden haber ocasionado pesares a múltiples tipos de vidas, entre ellas las humanas, lo cierto es que contribuyen al existir del mismo planeta. Es algo de actual debate, pero hace tiempo que se piensa que las placas tectónicas, que posiblemente no existieron desde los comienzos de la tierra, tienen una relación directa con el desarrollo de la biología terrestre, porque en definitiva, ayudan a un reciclamiento, un ida y vuelta entre corteza y manto. Posiblemente sin estas placas movibles elementos como el carbono, el oxígeno, el fósforo o el nitrógeno se pegarían a las rocas y se quedarían ahí. Asimismo, este movimiento de reciclado, de choques, de destrucción y “construcción”, es la manera que cuenta nuestro planeta de cumplir con la segunda ley de termodinámica y generar una estabilidad, un equilibrio: lanzar a la frialdad del espacio el enorme calor interno que se conserva desde la creación del globo.

Movimiento de las placas tectónicas

Ya lo anunciamos más arriba: lo que parece desde la superficialidad una catástrofe o un caos puede ser, en esencia, un modo de encontrar o reencontrar el equilibrio para el planeta. Las placas se mueven, son parte del fenómeno de deriva continental y tantos otros que ya hemos mencionado como la sismicidad, el vulcanismo y la orogénesis ¿Pero cuáles son esos movimientos? A continuación los explicamos brevemente:

Movimiento divergente: Son los movimientos que separan a las placas y generan fallas (agujeros en la tierra de larga extensión) o cadenas de montañas submarinas. El Gran Valle de Rift es posiblemente el ejemplo paradigmático, en tanto fractura geológica o amplio surco que con el paso del tiempo, y gracias a los constantes temblores y actividad volcánica, se convertirá en una cuenca oceánica o, dicho en forma vulgar, una parte del África será desgajada y tapada por el mar (la placa africana se separará de la somalí, en formación).

Movimiento convergente: Es un movimiento que conlleva la unión de las placas, en donde las placas delgadas se hunden sobre las gruesas. Aquí, hay que hacer una división más para ser más precisos. Por un lado hay subducción, en donde una de las placas se pliega hacia el interior de la tierra y se introduce bajo la otra, actividades que pueden ser de tipo continental o de litosfera oceánica; por el otro la colisión, que se produce cuando la convergencia posibilitada por la subducción provoca la aproximación de dos masas continentales, que chocan al final y producen o hacer emerger un orógeno, que tiende a ascender sobre la otra placa (así se generaron las grandes cadenas montañosas).

Movimiento deslizante o transformante: Es el movimiento de las placas tectónicas, pero en direcciones contrarias. También pueden generar fallas y valles submarinos.

Tipos de placas tectónicas

La litosfera, lo anunciamos, está fragmentada y tales son las placas tectónicas. Las mismas, como su movimiento indica, varían con procesos de tiempo prolongados, pero a grandes rasgos se pueden hallar 15 placas principales. A continuación las mencionamos.

Placa Africana, placa Antártica, placa Arábiga, placa de Cocos, placa de Juan de Fuca, placa de Nazca, placa del Caribe, placa del Pacífico, placa Euroasiática,  placa Filipina, placa Indoaustraliana, placa Norteamericana, placa de Escocia, placa Sudamericana y placa Australiana.

Sin embargo, según la clase de corteza que forma parte de la superficie, hay esencialmente dos tipos de placas tectónicas

Placas oceánicas: Están cubiertas por corteza oceánica, delgada y de composición básica. Están prácticamente cubiertas por agua, salvo por la existencia de edificios volcánicos o arcos insulares. El ejemplo más notorio de este tipo es la placa del Pacífico, la más grande de todas de este tipo.

Placas mixtas: Son placas cubiertas tanto por corteza continental como por corteza oceánica. La gran mayoría de las placas son de este tipo. La Sudamericana y la Norteamericana son buenos ejemplos.

Loading Facebook Comments ...

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.