Personajes importantes de la Independencia de México

La historia de México en su período independentista cuenta con figuras notables, cuyo papel fue absolutamente necesario en semejante complejo proceso. A continuación, por lo tanto, presentamos información de personajes importantes de la Independencia de México. 

Personajes clave de la Independencia de México

La Independencia de México es un proceso sumamente complejo, en el que los avatares históricos y las figuras preponderantes se suceden sin tregua. Es que hablamos de un período que la historiografía suele demarcar a partir del Grito de Dolores, con el cura Miguel Hidalgo y Costilla en 1810 hasta la entrada del Ejército Trigarante a la Ciudad de México, en septiembre de 1821. A continuación hablaremos de los personajes claves en un desarrollo que duró 11 años.

Miguel Hidalgo y Costilla

Aquí hablamos del muy famoso sacerdote y revolucionario novohispano, un hombre versado en letras francesas y conocedor de lenguas y sensibilidades de los pueblos originarios, por lo menos de su región. Muchos lo catalogan el Padre de la Patria, porque en verdad fue el protagonista de los primeros pasos del proceso independentista, sobre todo cuando muchos sectores conservadores y liberales todavía veían con buenos ojos la causa realista. Un erudito de la ilustración que entendió los dilemas del por entonces virreinato de Nueva España, percibió la oportunidad que representaban las abdicaciones de Bayona y que, por ende, no dudó en participar en el primigenio movimiento independentista cuando Ignacio Allende lo invitó. A las cinco de la mañana del 16 de septiembre de 1810 el cura Hidalgo tocando la campana de su parroquia dio el que se conoce como Grito de Dolores, lo que se entiende como el inicio de la revolución, para que el pueblo se levantara en armas contra Nueva España.

A partir de tal suceso lideró el cura a más de 6 mil soldados y tomó la Alhóndiga de Granaditas en Guanajuato. La lid para esta figura histórica mexicana continuó durante un año donde se desempeñó en la batallas de Monte de las Cruces y Puente de Calderón; no obstante, en mayo de 1811 fue capturado por el Ejértcito Real y tras un juicio militar (también contó con un juicio eclesiástico) fue fusilado un 30 de julio de 1811 en Chihuahua.

Ignacio Allende

Ignacio Allende fue una figura importante en los procesos de independencia, quien comenzó a participar con José Miguel Domínguez y su esposa Josefa Ortiz de Domínguez en semejante proyecto un año antes. Se dice que él motivo en un inicio a Juan Aldama para encabezar la lucha, pero por diversos factores tuvo que decidirse por el cura Hidalgo para que iniciara el movimiento. Participó activamente en la toma de Alhóndiga de Granaditas, la batalla del Monte de Cruces, la Toma de Valladolid, de Guanajuato y de Puente de Calderón. Siempre fue considerado una persona ética y caballerosa, a tal punto que respetaba a las poblaciones civiles y no tomaba presos. Relevó a Hidalgo en el liderazgo de los insurgentes (tuvieron desavenencias cruciales previamente que los separaron), pero culminó de igual manera: enjuiciado, fusilado y decapitado en 1811, en Chihuahua.

Josefa Ortíz de Domínguez

Estamos ante la presencia de una figura clave de la inicial insurgencia mexicana y esposa del corregidor de Querétaro, Miguel Domínguez. Junto a su marido fueron personalidades importantes en la conspiración de Querétaro, que fue, si se quiere, un accionar que suele considerarse el antecedente inmediato del proceso de independencia (lucharon por la independencia de la Nueva España frente a la corona y la intención era emplazar una junta gubernativa que reemplazara a Fernando VII). Ella era criolla y huérfana, fue enviada a un colegio de mujeres en la Ciudad de México y contrajo nupcias a los 23 años. Mucho después, cuando su hija se comprometió con Ignacio Allende, Josefa Ortiz abrazó la lucha por la independencia (el haber sufrido toda su vida el abuso a los criollos por parte de los españoles de península ayudó en esa decisión).

El grupo de Querétaro, una suerte de unión de ilustrados y proclives al pensamiento independentista, estaba listo para levantarse en armas, pero fue denunciado por un infiltrado. En ese contexto, según una bella historia, Miguel Domínguez se vio obligado a realizar un careo en el lugar para encontrar insurgentes y, a modo de protección, encerró a Josefa Ortíz. Ella, sin embargo, pisando de manera fuerte el suelo logró avisarle a Juan e Ignacio Aldama y Miguel Hidalgo por medio del alcalde Ignacio Pérez, quien había escuchado el sonido.

Juan Aldama

Aquí estamos ante la presencia de otro héroe independentista de los inicios. Era capitán en el regimiento de caballería Milicias de la Reina y aunque residía en San Miguel el Grande, asistió a las juntas que los conjurados tenían en Querétaro. Gracias al aviso de Josefa Ortiz el grito insurrecional tuvo que ser adelantado y este hombre estuvo presente en el exacto momento en que Hidalgo inició el movimiento independentista. Participó en las primeras luchas hasta su muerte en 1811. En un acto de barbarie sin igual, su cabeza junto a la de Hidalgo, Allende y Mariano Jiménez fueron exhibidas en la Alhóndiga de Granaditas (era una suerte de distracción para que nadie osara sumarse a la causa).

José María Morelos

Se dice que por encargo de Miguel Hidalgo se unió a la lucha por la independencia. José María Morelos y Pavón fue un sacerdote, militar insurgente y patriota de la Nueva España, posiblemente la principal figura de lo que se conoce como la segunda etapa del proceso independentista mexicano. Fue comisionado como insurgente en el sur de México, encargado de tomar ranchos y ciudades importantes, así como la comunicación con los puertos de Asia, sobre todo Manila, Filipinas, que por entonces era parte de España. Su participación en el sitio de Cuautla es su hazaña militar más famosa. Luego de sobrevivir a un cerco de 72 días impuesto por los realistas, Morelos logró escapar y organizó el Congreso de Anahuac, el primer cuerpo legislativo de la historia mexicana donde presentó los Sentimientos de la Nación. 

Se dice que el documento, sumamente explosivo para el contexto, exhortaba al pueblo a conformar una nación independiente, que no permaneciera bajo el yugo de ningún otro orden político salvo el propio. Siempre fue considerado un hombre de gran habilidad intelectual y un gran estratega. Fue una figura elemental de la historia primigenia de México y se cuenta que Napoleón dijo que si llegara a tener cinco hombres como él conquistaría al mundo. Fue capturado en 1815 tras una serie de derrotas, juzgado por la inquisición y fusilado en San Cristóbal Ecatepec, el 22 de diciembre de 1815.

Vicente Guerrero

En un proceso independentista tan largo, es natural que se suscitaran distintas figuras en diversos períodos. Una de las principales en la época que se conoce como la resistencia fue Vicente Guerrero, un político y militar mexicano. Con una vida en los cerros, conociendo como pocos a los indígenas, fue una suerte de elemento esencial sin el cual México no hubiera logrado la independencia, una suerte de pieza clave, ya que entre finales de 1820 y principios de 1821 se enfrentó a las fuerzas realistas de Agustín Iturbide, superándolo estratégicamente. La salida de todo eso fue el Abrazo de Acatempan, en donde guerrero aceptó la propuesta de Iturbide, quien había cambiado de bando, y la realización del Plan de Iguala, con el cual se unen las huestes realistas e insurgentes. Se formó el Ejército Trigarante, que ingresa el 27 de septiembre a la Ciudad de México, consumándose la añorada independencia de la nación.  Participó en el Sitio de Cuautla, la batalla de Izúcar, la toma de Oaxaca y otras. Asimismo, ya con México independiente fue miembro del Supremo Poder Ejecutivo, ministro de Guerra y Marina y ocupó la presidencia del país del 1 de abril al 17 de diciembre de 1829.

Agustín de Iturbide

Agustín de Iturbide fue un militar y político mexicano, caro en este período de la historia. Para muchos, una suerte de protagonista de movimientos complejos, queriendo siempre estar en el lado ganador. Cuando la lid independentista comenzó, fustigó los primeros pasos dados por el cura Hidalgo y militó de manera abierta en el bando realista combatiendo a los insurgentes. Luego, en el marco del denominado trienio liberal español fue designado para combatir contra Vicente Guerrero, lo que finalmente dio con un cambio de bando ¿El motivo? Se dice que la razón principal fue no compartir el punto de vista de la Constitución de Cádiz, abiertamente liberal, que no establecía su soberanía en un rey, sino en la nación. Por lo tanto fue una figura esencial en la formación del Ejército Trigarante, en la proclamación del Plan de Iguala y los Tratados de Córdoba, que lograron consumar la independencia mexicana. Tras el final de la guerra, Agustín de Iturbide se declaró el primer Emperador de México y tras revueltas republicanas, abdicó dos años después, en 1823. Fue fusilado al año siguiente.

Guadalupe Victoria

José Miguel Ramón Adaucto Fernández y Féliz, mejor conocido como Guadalupe Victoria, fue un militar y político mexicano, una de las figuras principales del proceso independentista de dicha nación. Se dice que no tuvo una derrota hasta 1815, lo cual implica una marca bastante alta para el bando insurgente. Se unió a las fuerzas insurreccionales de Hermenegildo Galeana, luchó junto a José María Morelos en el Sitio de Cuautla, participó en el asalto de Oaxaca y se unió a las tropas de Nicolás Bravo, en Veracruz (en la selva de este lugar comenzó a tener sus cuadros epilépticos). Fue el primer presidente de México, el único en culminar su mandato constitucional en los primeros 35 años de historia del país. Estableció relaciones con varias naciones y creó la Marina de Guerra en 1825.

Loading Facebook Comments ...

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.