Imágenes de la Época Colonial Argentina 1810 para el 25 de Mayo

En Buenos Aires comenzó todo, sin querer, a tropiezos, como ciudad puerto que poco a poco fue adquiriendo importancia (al inicio solo importaban los metales del norte). En Buenos Aires también se realizó una gesta histórica, un suceso que encadenaría la suerte de una futura nación y también de muchas otras. Te presentamos imágenes de la Época Colonial en Argentina: 25 de mayo de 1810.

 

Imágenes de la Época Colonial de 1810

Vestimenta de la Época Colonial de 1810

En la época colonial la vestimenta era un fuerte medio de distinción social. Las clases altas se veían absolutamente influenciados por la moda europea, mientras que las clases pobres solían llevar atuendos más prácticos y rústicos acordes a sus posibilidades. Las mujeres exhibían polleras amplias, con visos llamativos y enaguas. En la calle y en la iglesia solían cubrir sus cabezas con mantillas de encaje y solían utilizar corsé para generar un afinamiento en la cintura. Los hombres, por su parte, eran más sencillos a la hora de vestirse: su ropa mostraba colores distintos y si bien podían parecer sobrecargados en rigor de verdad no era tan así ya que andaban en caballo y caminaban. En ese sentido los pantalones eran anchos y las botas prácticas.

Imágenes para niños de la Época Colonial

Pregones de la Época Colonial Argentina

  • Vendedora de empanadas: Empanadas bien sabrosas para las buenas mozas. Empanadas bien calientes para todos los valientes. Yo soy la negra, tengo empanadas que a ustedes les han de agradar. A esta morena nadie la iguala en el oficio de cocinar.
  • Vendedor de chipá: Vendo chipas, vendo chipacitos para todos.
  • Vendedor de agua: Vendo, vengo aguita bien fresquita.
  • Vendedor de escoba: Vendo escobas, vendo escobitas para barrer su casita.
  • El escobero: ¡Esboca, escobillón, para limpiar el piso del gran salón! ¡Plumeros y cepillos, escoba y escobillones para limpiar el piso de salitas y salones!
  • La mazamorrera: Mazamorra calentita para llenar la pancita, mazmorra la mejor para el negrito gordinflón. Mazamorra dorada para la niña mimada, mazamorra caliente para las abuela sin dientes.
  • Aguatero: Agua, aguita, para las damas bonitas. Agua fresca traigo del río, tu cara sucia podrás cambiar si compras aguita para lavar.
  • Aguatero: Agua fresca, clara y pura para la doña y el don. Aquí pasa el aguatero y se va con su pregón. Aguita fresca traigo del río, para que tomen todos los días ¡Aguatero!
  • Escobero: Aquí viene el escobero que ayuda de verdad, mis esbocas y plumeros sí que barren de verdad ¡Escobero! Para barrer al virrey no hay escobas como las de Miguel.
  • Vendedor de velas:  Velas, velitas que hacen noches claritas. Velitas, velones que alumbran los salones.

Juegos de la Época Colonial

Los juegos y los juguetes son antiguos, porque siempre han existido niños con pretensiones imaginarias para divertirse ¿Pero qué juegos existían en la época colonial? ¿Cómo llenaban de algarabía sus jornadas los niños? En primer lugar hay que decir que niño, en la época colonial, inicios del siglo XIX, eran aquellos seres aproximadamente hasta los 10 años; luego, después de algunas primaveras, llegaban las obligaciones: los ricos a estudiar; los pobres a trabajar; y el caso específico de las mujeres que se las educaba para su único destino manifiesto: el matrimonio. Esto último equivalía a una sapiencia que se reducía a exiguos conocimientos en letras y muchos en costura y musica. Ahora bien, para divertise existían muchas maneras: se podía jugar a las escondidas aprovechando cualquier hueco o zona pública, cazar ranas o anaranjear un pollo (matarlo con naranjas) en enormes baldíos que presentaba una ciudad de Buenos Aires aún muy pequeña, luchas con espada de maderas, representar al torero y al todo dos muchachos y darse buenas embestidas. Las pequeñas, por su parte, se holgaban con muñecas  (tela o cuero),  jugaban con aros, cantaban, jugaban con castañuelas y panderetas, rayuela, adivinanzas, cuerdas y hasta el famoso “arroz con leche” a partir de diferentes rondas.

Pero los niños no solo se divertían, por eso a continuación te contamos de algunos juegos para adultos:

  • El juego de la oca: Descendiente de un juego del medioevo alemán, era un tablero de cartón con 63 casillas, con figuras pintadas y para practicarlo se empleaban dos dados y unas pequeñas piezas de plomo que fungían de las ocas de cada jugador.
  • Corridas de todos: El Virreinato del Río de la Plata no dejaba de ser una unidad administrativa de España, por eso muchas de las costumbres del país ibérico se trasladaron a estas latitudes. Una de ellas fueron las corridas de toros, que concitaban tanto ricos como pobres. Ya el virrey Arrendondo, alrededor de 1791, había construido un pequeño recinto para albergar semejante juego con capacidad de dos mil personas. Posteriormente el sitio quedó chico y se trasladó al Retiro, con lugar para diez mil personas.
  • El rompecabezas: Era una barra de equilibrio o estaca en altura sobre dos pivotes. Quien caminaba sobre la barra sin caerse recibía un premio, que por lo general era una moneda. Era un juego naturalmente del pueblo llano.
  • Ruletas, damas y ajedrez: Eran distintos juegos que entretenían a la aristocracia mientras se hablaba de política.

Armas de la Época Colonial

Los inicios de la época colonial dieron lugar a la utilización de diferente clase de armamento, teniendo el siglo XIX (final del período colonial) una hegemonía casi absoluta de las armas de fuego.

  • Espadas: Su utilización con el paso del tiempo fue menguando. La mayoría eran cortas.
  • Arcabuz: Era un  fusil bastante grande. No era muy eficaz, pero fácil de manera pese a su longitud. El disparo era de corto alcance, ya que llegaba a unos 50 metros, aunque tan poderoso que podía destruir incluso una armadura.
  • Ballesta: Usada con moderación.
  • Falconetes: Si bien fueron muy usados en la etapa de la conquista y los primeros años coloniales, el falconete siguió existiendo como mínima unidad de artillería. Era un pequeño cañón.
  •  Fusil de chispa Brown-Bess: Fusil que quedó como aprovisionamiento en la época de las invasiones inglesas, es decir, muy cerca del período de la Revolución de Mayo. Tenía la particularidad de presentar una piedra en lo que hoy se conoce como percutor.
  • Pistolas: Eran de chispa y con distinto tamaño y alcance.

Resumen de la Revolución de Mayo

La Revolución de Mayo no significó la independencia formal de Argentina, pero sí fue el primer paso hacia ello. En rigor de verdad, Buenos Aires era una ciudad ya cosmopolita, el contrabando arreciaba, los deseos independentistas a partir de la Revolución Francesa crecían y las reformas borbónicas no habían hecho más que independizar administrativamente una enorme porción de tierra que ya tenía deseos de liberación, con sus distintas ideologías y pensamientos.

Las Adbidaciones de Bayona por las veleidades napoléonicas (colocar en el trono español a su hermano José a partir de 1808) sirvieron para que los criollos trabajaran con lo que se denominó luego la máscara de Fernando. Los primeros pasos, solapados, se confirmaban como un seguir eligiendo a la corona española, saqueada en aquellos momentos por extranjeros, aunque los resultados a posteriori serían totalmente emancipatorios. En esas circunstancias se crea un clima para dar lugar a la Primera Junta de lo que se llamó luego Provincias Unidas del Río de la Plata, con figuras tales como Saavedra, Moreno, Castelli, Belgrano, entre otros. Eso equivalía a destituir al virrey Baltasar Hidalgo de Cisneros (con muy poca recepción desde siempre) y comenzar a denotar el Virreinato del Río de la Plata, unidad administrativa creada justamente por las reformas borbónicas en 1776.


Loading Facebook Comments ...

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *