Curiosidades de la Navidad (con imágenes)

La Navidad es una fiesta sumamente tradicional y extendida por todos el globo; pero muchos de sus rasgos, objetos, rituales e historias guardan curiosidades maravillosas y fascinantes. A continuación te presentamos las más interesantes curiosidades de Navidad con imágenes.

En este mundo todo cambia, se crea una tradición que se repite sin cesar y, sin embargo, tal vez olvidamos (o naturalizamos) que no es siempre la misma, que puede tener modificaciones o que, incluso en el mantenimiento, su origen puede ser muy distinto, con funcionalidades que ni siquiera imaginábamos. Pues eso ocurre con Navidad, la fiesta por antonomasia.

Es que todos recordamos la llegada de la fecha, el nerviosismo de los pequeños en la búsqueda de sus presentes, la tranquilidad de los adultos, las tertulias prolongadas, los ricos manjares, las risas del abuelo, la espera de la hora exacta y un sinnúmero de otros rituales. Pero esa realidad de la que gozamos y nos apropiamos no fue siempre la misma e incluso muchas de sus formas y objetos tienen explicaciones más que curiosas: la Navidad está llena de curiosidades ¿De dónde salió el primer pino navideño? ¿La nariz de Rodolfo? ¿Por qué un 25 de diciembre? ¿De dónde proviene la palabra Navidad? ¿Papá Noel. los regalos?

Lo que es un hecho es que los datos varían, los orígenes muchas veces son impensados y que dicha festividad oculta un sinnúmero de grageas que desentrañaremos a continuación.

Rodolfo el reno y algunas curiosidades

Es parte de la sabiduría popular conocer a Rodolfo, el reno servicial que siempre acompaña a Papá Noel en sus andanzas; sin embargo, este gran ayudante tiene algunas curiosidades. Por ejemplo, podemos decir que fue una creación de la cadena de almacenes Montogomery Ward, como intento de marketing para que los niños compraran libros para colorear en plena Navidad. Asimismo, el primer Rodolfo no tenía nariz roja, ya que para sus originadores eso era un claro indicio de alcoholismo en la época y no era positivo hacer parecer al animal un borracho. Finalmente, un grupo de científicos noruegos, que posiblemente desconocían el origen de Rodolfo o hicieron caso omiso al mismo, afirmaron que la nariz roja en un reno puede deberse a una infección parasitaria (¿Una explicación descarnada en su realismo, no?)

Navidad, la nieve y Charles Dickens

Sin lugar a dudas en el imaginario social la Navidad acaece con nieve, por más que la realidad flagrante la contradiga en el momento (en el hemisferio sur, que goza del verano en el calendario, básicamente se comen productos de invierno de todos modos, más que nada en lo atinente a lo dulce). ¿Pero por qué es así? ¿Se debe a que la Navidad es un producto del hemisferio norte? Eso es verdad, aunque también podríamos decir que no siempre nieva en la fecha en esa región del globo ¿Entonces? Hay que tener en cuenta que la época en que comenzó a arraigarse de manera fuerte esta festividad, entre el siglo XVI y XIX, las temperaturas globales fueron sensiblemente más bajas, lo cual produjo una pequeña era de hielo. En esa época, innúmeros escritores, como Charles Dickens, vivieron navidades efectivamente nevadas, por lo que se comenzó a construir por enormes agentes culturales la expectativa (no siempre cumplida) de un 25 de diciembre blanco.

La palabra Navidad

El término Navidad proviene del latín Nativitas, el cual significa nacimiento. Y si bien la Biblia no específica hora u fecha del nacimiento de Jesús, Julio I, como máximo pontífice de la Iglesia Católica, decidió en el año 345 que tan magno evento debía conmemorarse los 25 de diciembre. Se cree que figuras prominentes del cristianismo de la época como San Juan Crisóstomo y Gregorio Nacianceno influyeron en semejante decisión. Era una época aún difícil para la Iglesia, sus primeros años y en el proceso de cristianizar las masas había que producir una modificación del calendario pagano y reemplazarlo por festividades de la por aquellos entonces religión nueva.

La imagen de Papá Noel

Otra figura sumamente importante (sino la más importante) es la de Papá Noel o Santa Claus. Todo el mundo puede reconocer de súbito a ese barrigón de rostro afable, barba tupida y traje rojo con blanco ¿Pero de dónde surgió? En verdad, hay que decir que no de una publicidad de Coca-Cola, como en algún momento se afirmó. Tampoco es que haya existido una persona en específico para crear semejante figura, sino que en verdad fue un producto que con el paso del tiempo fueron haciendo escritores, publicistas con sus carteles, en revistas y anuncios atinentes a esta figura. Thomas Nast fue el artista y dibujante que a finales del siglo XIX le añadió barba al personaje.

Una tregua navideña

Si existen ideas claras que se ciernen sobre una festividad como Navidad son la paz, el amor, el respeto y la concordia. Naturalmente, son valores que distan de todo lo que pueda mostrar una guerra; sin embargo, el 25 de diciembre de 1914, se tuvo, por lo menos unos instantes, una noche de paz. Soldados británicos y alemanes dejaron sus trincheras e intercambiaron regalos en una tierra neutral en plena Primera Guerra Mundial. Asimismo, jugaron al fútbol, compartieron comida, enterraron a sus muertos y cantaron canciones unidos.

Sobre la ofrenda de los reyes magos

Mucho se ha dicho que las ofrendas de los Reyes Magos, provenientes de países recónditos, era una forma de dar la bienvenida al verdadero rey del todo, Jesús. Sin embargo, ¿qué significan esos regalos en sí? Melchor en verdad trajo el oro por su nobleza y valor; Gaspar otorgó incienso, que es una resina balsámica que al arder desprende un humo aromático muy placentero; y Baltasar contribuyó con la mirra, otra sustancia resinosa aromática con propiedades antisépticas, antidepresivas y digestivas.

Francia, la cuna del primer árbol de Navidad

Selestat es una ciudad de Alsacia, Francia; pero como ha sido un territorio históricamente disputado con Alemania su impronta germánica es indiscutible. En este sitio en donde se conserva el rastro más antiguo de la tradición del pino navideño ¿En dónde ? En una mención en un libro de cuentas públicas, en el cual se puede constatar que se gastó una suma (cuatro schillings, para ser exactos) para pagar a los guardias un 21 de diciembre de 1521, encargados de custodiar el bosque municipal y sus pinos, árboles ya ponderados en aquellos tiempos durante el período navideño. El mismo texto indica también las multas de quienes se atrevieran a cortar pinos y llevarlos a sus casas. Naturalmente, es de suponer que por la naturaleza del escrito la tradición del árbol navideño fuera mucho más antigua, pero ante la carencia de algún documento que lo respalde se puede decir que Selestat es la cuna del árbol de Navidad.

El origen del árbol de Navidad

Enlazado con la curiosidad anterior, se cree que el origen del árbol de Navidad reside en los pueblos germánicos. Llevarlos durante las vacaciones sería algo normal, así como decorarlos con galletas y luces. Respecto a las luces, se supone que en un principio eran velas. Cuenta la historia de que Lutero fue de los primeros en decorar sus árboles con luces, ya que quería imitar de algún modo el efecto que se observaba en el exterior, con el pino y de fondo las estrellas del firmamento en la noche.

Las medias de Navidad

Ya anunciamos anteriormente que la figura de Santa Claus o Papá Noel fue una invención que tomó consistencia con el paso del tiempo; sin embargo, existe una persona histórica a la que por su magnanimidad fue asociada al primero: Nicolás de Bari o San Nicolás. A él, excesivamente piadoso desde su infancia (gastó su fortuna familiar ayudando a los necesitados y realizó, según la hagiografía, innumerables milagros) se le atribuye el origen de las medias, a las cuales en muchos sitios en la actualidad se le emplazan en su interior regalos ¿Cómo es la historia? Básicamente un hidalgo en Licia, actual Asia menor, se había vuelto loco por sus infortunios económicos, lo cual lo llevó a querer prostituir a sus tres hijas. Habiéndose enterado de semejante realidad, Nicolás dejó caer monedas de oro a través de la chimenea que entraron milagrosamente en las medias de las mujeres, quienes las habían dejado para secarlas (entre otras versiones, pero esta es la que más se ajusta al origen navideño).

Los regalos navideños

Es algo sumamente normal intercambiar regalos en Navidad, pero pocas veces pensamos en los motivos. Si reflexionamos en uno de tinte cristiano, es claro que la entrega de presentes es una imitación de aquellos que los tres Reyes Magos llevaron al pequeño Jesús, recién nacido. Aunque, en verdad, también existe otra explicación: la Navidad es una fiesta que reemplazó el paganismo de las Saturnales. Las Saturnales eran celebraciones romanas, que se extendían varios días y se  conmemoraba a Saturno, dios de la agricultura; pero en verdad era más que nada el inicio del período de luz, porque en definitiva era el Sol el que todo lo dominaba. En semejante contexto, había una suerte de realidad carnavalesca donde las divisiones sociales se relajaban y las ofrendas con regalos se observaban por doquier. Esta festividad estaba tan arraigada en el pueblo que los conatos de reducirlas en el tiempo por diversos emperadores fueron totalmente infructuosos.

Besos bajo el muérdago

La Navidad está asociada al nacimiento, la paz, el respeto, la concordia y, naturalmente, también el amor. Por eso la costumbre de besos bajo el muérdago no debe llamar mucho la atención, teniendo en cuenta que esta planta de zonas tropicales y templadas de Europa y Asia, históricamente ha estado asociada a poderes mágicos: para los Druidas eran poderosas porque permanecían verdes en invierno, ayudaban en la fertilidad y hasta se podía decir que protegían contra el mal. Es más que claro, si nos basamos en la última explicación, que su origen es pagano.

Papá Noel y Coca-Cola

Coca- Cola no creó a Papá Noel, pero ayudó mucho en hacerlo, en parte. Hay que decir que Santa Claus fue un producto de manera eminente del siglo XIX, sin embargo, en un principio su figura era sumamente versátil aunque no se crea: podía ser pequeño parecido a un elfo, alto, rubio, delgado y hasta con todo tipo de indumentarias. La compañía mencionada hace una publicidad de Papá Noel por primera vez en 1920, aunque siguió utilizando como modelo a la creación seria de Thomas Nast o la de otros ilustradores. Fue recién en 1931 que surgió el Santa Claus tal y como lo conocemos todo nosotros, por un encargo de la agencia de publicidad de la bebida gaseosa a Haddon Sundblom. El objetivo era crear un personaje a medio camino entre lo real y lo simbólico, entre el espíritu navideño y la felicidad de tomar Coca-Cola. Respecto al color rojo y blanco de las vestiduras de Papá Noel es un mito asociarlos a las tonalidades de la compañía mencionada.

Italia y los pesebres

Italia está muy asociada a los pesebres, porque se piensa que fue justamente San Francisco de Asís quien ayudó a ello con sus representaciones del nacimiento del niño Jesús en cuevas. Esto acaeció en el siglo XIII, pero desde entonces monasterios e iglesias copiaron esa idea. En un principio con materia viviente, como animales y personas, para luego pasar a ser figuras creadas con auténtico arte, de toda clase de talla. Si bien la costumbre de armar pesebres se extendió a todo el mundo, es justamente en Italia donde se realizan los más espectaculares (incluso ha sucedido que ciertos pueblos cuentan con más cantidad de esta clase de representación de la Sagrada Familia que personas).

Loading Facebook Comments ...

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.