Las 15 maravillas del mundo (antiguo y moderno)

El ser humano, está claro, no viene al mundo como un simple animal que come, procrea, pervive y muere. No, el hombre a tenido aspiraciones siempre enormes, una necesidad inextinguible de dejar su huella en el mundo y al vislumbrar su objetividad darse cuenta de lo grande que es ¿Megalómano? ¿Demasiado ambicioso? ¿Anhelante de la posteridad? Todo puede ser realmente, pero las consecuencias muchas veces son hermosas. Aquí no hablaremos de simples estructuras, de construcciones realizadas con determinado ímpetu, sino de auténticas creaciones formidables del ser humano, patriminios de la humanidad toda. Las suelen denominar como maravillas del mundo por su complejidad, belleza, historia y todo lo que concitan. Te las presentaremos aquí al detalle, tanto antiguas como modernas, para que te interiorices al respecto y las disfrutes mucho ¡Un artículo imperdible!

Pirámides de Giza

Su construcción comenzó 2.500 años A.C, por lo cual son consideradas las maravillas del mundo más antiguas por antonomasia. Sí, hablámos de las pirádimes de Giza, ubicadas a 18 kilómetros de El Cairo, en una mesa homónima. Keops, Kefrén y Micerinos forman esta espectacular construcción, reconocida como Patrimonio de la Humanidad en 1979. Se sabe que el arquitecto de la pirámide mayor se llamó Hemiunu.

Muralla china

Hablamos de una enorme maravilla del mundo, una fortificación que fue construida y prolongada constantemente desde el siglo V A.c hasta el XVI (de la era moderna) ¿Su funcionalidad? Evitar ataques en la frontera norte del imperio de bandadas nómades, sean de Mongola o Manchuria. Existe una idea muy arraigada de que la muralla china es la única construcción humana observable desde la luna, pero eso se ha desmentido con el paso del tiempo. Mide de alto entre seis y siete metros, además de poseer una extensión de 8.851 kilómetros de largo aproximadamente. Un destino insoslayable si te detienes un tiempo en Pekín.

Machu Picchu

¿Qué piensas si te decimos el vocablo Llaqtapata? Seguramente nada y es absolutamente normal, querido lector. Es que se piensa que el poblado andino denominado Machu Picchu antiguamente llevaba ese nombre. En rigor de verdad, Machu Picchu y Huayna Picchu son dos montaás unidas por el promontorio rocoso que en definitiva es la atracción y maravilla del mundo. Fue construida, se supone, alrededor del siglo XV. Si bien se supone que fue adherente a recibidas de grandes autoridades, no deja de ser considerada también un hermoso santurario religioso. Es uno de los destinos turísticos más codiciados del mundo.

Taj Mahal

Sha Jahan puede ser considerado epítome del romanticismo y la querencia marital ¿Por qué? Porque este emperados musulmán construyó en la ciudad de Agra (India) un mausoleo enorme en nombre de su fenecida esposa. Ella, su favorita, murió en el parto del decimocuarto hijo del rey. Resulta que el Taj Mahal con el tiempo se ha hecho famoso, por su belleza, sus aires románticos y mezclas de arquitectura turca, musulmana, india e incluso persa. Fue construido entre 1631 y 1654, a manos de un Sha Jahan considerado uno de los emperadores más ricos de la historia.

Petra

Petra, su nombre nunca pudo ser más adecuado ¿Por qué? Porque este enclave arqueológico fue durante un buen tiempo una ciudad excavada, incrustrada en la piedra, de ahí su auténtico nombre. Los nabateos fueron sus ciudadanos, un antiguo pueblo arameo, que la hicieron prosperar justamente por su ubicación crucial en las caravanas sempiternas comerciales. En 1985 fue considerada Patrimonio Mundial de la Humanidad, pero el mundo la conoció gracias a los hallazgos, en 1812, del explorador suizo Johann Ludwig Burckhardt. Sin lugar a dudas, un destino a conocer.

Coliseo romano

Si pensamos en grandilocuencia y majestuosidad o monumentalismo, seguramente nos venga a la cabeza el colisero romano. Un anfiteatro construido en el siglo I D.C, para ser precisos entre el año 70 y 72. Con una capacidad de 50.000 espectadores, Vespasiano y Tito, emperadores, lo hicieron resplandecer con batallas de gladiadores y otros espectáculos. La Unesco lo reconoció como Patrimonio de la Humanidad en 1980.

Chichén Itzá

Es una de las mayores plataformas arqueológicas, ubicadas en el Estado de Yucatán. Un vestigio hermoso de la civilización maya, que para ser precisos remite a un período tardío (por lo menos la construcciones que observamos en la actualidad), es decir, 800 a 1100 D.C. Se supone que fue una ciudad, aunque también un centro ceremonial, sometido con el tiempo a las influencias de diversas civilizaciones. Sin lugar a dudas, una gran atracción que debes tener en cuenta en tus próximas salidas, querido lector.

Alhambra

Sí, aunque muchas veces se olvide, los musulmanes en buena parte de la Edad Media fueron el motor del mundo, pese a sus divisiones propias. Alhambra, una mancomunión de plazas militares y palacios lujosos es producto de la dinastia nazarí, la más poderosa que habitó Granada posiblemente. La gran decoración, los enormes jardines y patios la convierten en un sitio hermoso para conocer, una auténtica maravilla del mundo.

Acrópolis de Atenas

La palabra acrópolis proviene de cualquier fortificación o ciudad construida en lo alto. Es que en los inicios no era simplemente una parte que se elevaba en relación al resto, sino la totalidad de la población ¿Por qué? Era una manera óptima de tener una buena visión y complicar así cualquier arremetida del enemigo, que además tenía que elevarse sobre terrenos muy escarpados. La Acrópolis de Atenas tal vez sea la más conocida, a unos 156 metros de altura sobre el nivel del mar. La mayoría de sus edificaciones fueron erigidas en la época dorada de Pericles. El más renombrado de todos es el Partenón, cuyo interior albergaba una hermosa estatua de Atena.

Torre Eiffel

Gustave Eiffel pasó a ser posiblemente el ingeniero más renombrado de la historia, porque su construcción es la más visitada del mundo: la torre Eiffel, estructura de hierro de unos 330 metros, construida para la exposición universal de Paris en 1989. Seguramente es el símbolo por antonomasia de los franceses, ese monumento que los sintetiza por lo menos en el imaginario foráneo. Son 688 escalones para subir bien arriba, algo recomendable: realizas ejercicio y no esperas horas para subir en el ascensor.

Cristo redentor

Dentro del Parque Nacional de Tijuca, arriba del cerro Corcovado se encuentra el hermoso Cristo Redentor. Una Jesús de Nazaret enorme que abre sus brazos a todo Río de Janeiro. 38 metros de altura, con un pedestal que le anexiona ocho metros más, esta obra fue inaugurada un 12 de octubre de 1931, tras cinco años de preparaciones. Está situada a 710 metros sobre el nivel del mar.

Santa Sofía

Pasó de ser una enorme iglesia ortodoxa (el segundo credo cristiano en cantidad, luego del catolicismo), a mezquita para convertirse, finalmente, en un hermoso museo, ubicado en Estambul. Su construcción se remonta al 360 D.C  y su nombre deriva de sabiduría. Pero no se piense que habla de la filosofía, sino de la sapiencia que transmite el Antiguo Testamento. Con una enorme cópula, es un resumen de la arquitectura bizantina.

Catedral de San Basilio

Iván “El Terrible” festejó de una manera poco convencional y poco sencilla su victoria sobre el Kanato de Kazán, un estado arisco tártaro. Es que hizo construir esta enorme iglesia ortodoxa, símbolo de Moscú y conocida mundialmente por sus colores llamativos y sus cúpulas en forma de bulbo. Se ejecutó su construcción entre 1555 y 1561, pero se fue anexionando partes con el paso del tiempo. Está compuesta por nueve capillas independientes, representando a distintos santos.

Abu Simbel

Un hermoso complejo de templos (dos para ser exactos) excavados en la roca misma y ubicados en Nubia, sur del actual Egipto. Se supone que su construcción acaeció durante el reinado de Ramses II (1279-1213 AC) y fue justamente en honor suyo edificado y de su esposa Nefertari ¿El motivo? Una batalla y demostración de poderío a sus rivales nubios. Está colocado en la ribera occidental del lago Nasser, lo cual obligó en el siglo XX a que emplazamiento fuera elevado y no desapareciera o se perjudicara.

Guerreros de terracota

Qin Shi Huang es considerado el primer emperador de la dinastia Qin, aunque más que nada por autroproclamación. De todos modos, lo llamativo es su mausoleo que contiene alrededor de 8000 soldados formados con terracota y en formación de batalla ¿Para una conflagración en el porvenir?  Lo cierto es que desde 1987 es tenido como Patrimonio de la Humanidad esta construcción fúnebre. La misma se remonta al siglo III A.C.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *