Fachadas de casas con decoración navideña

      No hay comentarios en Fachadas de casas con decoración navideña

El espíritu navideño lo inunda todo cuando llega diciembre: tenemos villancicos, renos, a Papá Noel siempre bien predispuesto, chocolate caliente o comidas sumamente calóricas, nieve, paseos, ocio y mucho más. Digamos que es una mixtura demasiado poderosa a la que podemos añadir las buenas energías navideñas. Sin embargo, le queremos decir, querido lector, que hay personas que elevan esos niveles al máximo de su posibilidad y convierten a sus hogares por lo menos por unos días en ornamentaciones enormes, más o menos complejas, abocadas a la festividad. A continuación te presentaremos fachadas con decoración navideña, tanto en un plano largo como en el detalle, porque ya sabes que las cuestiones estéticas también necesitan de lo minucioso.

Fachadas de casas decoradas al estilo navideño

El estilo navideño es algo que está llegando precisamente porque las vísperas de las navidades se acerca. Lo podemos resumir como alegre, festivo y sumamente colorido; ideas que por lo general se retroalimentan. Las luces, en ese sentido, siempre serán un factor envidiable para tener un hogar de esta clase. Podemos observar como se iluminan los arbustos cercanos, las cercas e incluso los tejados, por más que sean dobles, dando un efecto muy lindo. Y pensar-dice la leyenda-que el primero que decoró un árbol de navidad fue Martín Lutero. Seguramente nunca imaginó estos corolarios.

El estilo navideño tiene como opción lo recargado: exceso de luces, de ornamentos como aárboles, cintas o guirnaldas, muécos que fungen un pesebre, a Santa Claus, duendes o los mismos renos. También se pueden esgrimir imágenes alegóricas al cristianismo, ya que por más que exista un sincretismo mediante, siempre será una celebración religiosa.

La iluminación es francamente asombrosa. Es que si tiene un rasgo la Navidad es su calidez nocturna, en ese horario donde llega Papá Noel y deposita, tras un arduo viaje, sus regalos. Sí, podemos ser adultos ya, aunque un rescoldo de esa emoción pueril va a seguir existiendo y alimentando, en este caso, la mismísima decoración.

Sin embargo, existen estilos modernistas un tanto más sobrios, los cuales ponen el foco por ejemplo solo a la iluminación, con la utilización de arbustos, guirnaldas o esa suerte de ramificaciones artificiales que dan un espíritu navideño a todas partes y sirve, por ejemplo, para decorar las mismas columnas, aberturas o terminaciones.

Tienes que saber que a la hora de decorar tu fachada siempre es bueno ir a lo clásico si las ideas no abundan. Digamos que la muñeca de la originalidad se gana con tiempo. En ese sentido, las tonalidades de siempre son la roja, por la sangre de Cristo; la verde, que da cuenta de la vida, la fertilidad e ideas atinentes; y por último el dorado (el blanco no, aunque se usa mucho), símbolo de realeza y perfección.

El peligro de la decoración navideña muchas veces suele ser el exceso, aunque, claramente, esta advertencia dependerá de las apetencias del dueño ¿Y por qué lo decimos? Es que si emplazas excesiva ornamentación o, por ejemplo, árboles ciclópeos, termina pasando que la fachada queda en segundo plano, por más que también tenga su decoración navideña propia.

Si tienes una casa blanca, sabrás que esta tonalidad aumenta la iluminación, los espacios y genera una asepsia magnífica, tanto en el interior como en el exterior, que es lo que nos interesa. Fíjese, querido lector, que tanto en el ejemplo de arriba como el de abajo las luces son cálidas, se juega muy bien con la vegetación de alrededores y a lo sumo hay pequeños detalles en rojo. Digamos que es una forma sobria de ornamentar. 

La estrella siempre será una suerte de cereza en el postre de la decoración navideña. Así como la emplazamos en el término del árbol, también podemos colocarla en algún sitio de la fachada donde llame la atención, ya que si está debe ser bien vista. Un buen sitio es el techo.

Gran parte de la decoración la determinará la existencia o no de espacios abiertos alrededor de la casa. Los últimos son positivos porque descongestionan un poco la ornamentación profusa que puede soportar una fachada. 

Detalles navideños en Fachadas de casas decoradas

Los detalles son siempre importantes en la decoración, por eso este apartado está abocado a ellos. Verás que las cintas o guirnaldas, sobre todo que simulan flores, son muy bien vistas en Navidad. Las roscas o ruedas asimismo sirven de accesorios formidables para ventanas y, sobre todo, puertas.

Tus ganas y la seguridad de tu barrio te permitirá emplazar más o menos objetos. Aquí puedes ver que a la balaustrada le queda bellísima los detalles de plantas, algunas decoradas con ese estilo cósmico de las esferas y sutiles moños colorados, tan típicos. Asimismo, puedes decorar las macetas, la escallera, las columnas y mucho más. Son pequeños arreglos que quedan bellos.

Tanto arriba como abajo tenemos una tendencia que ha llegado mucho a Europa y ya viene teniendo raigambre en América: nos referimos al estilo escandinavo o rústico. Digamos que es un fuerte impulso por volver a convertir a las navidades en algo sobrio, con escasa ornamentación y lujos. Por eso se puede observar mucho el uso de lo blanco y la madera, cuestiones que nos recuerda a la vida en los bosques o las pequeñas aldeas feudales. Los árboles, en ese sentido, son simples; lo mismo que las estrellas, la figuración de la nieve, la utilización de renos y mucho más.

Aquí tenemos más ejemplos de sobriedad. Es importante que cuando decidimos decorar, sea lo que sea, sigamos una línea de coherencia, cierto tópico que se respetará de acá en adelante. En Navidad tenemos el estilo clásico, el escandinavo, el cósmico, entre otros. Anunciamos que lo rústico busca la simpleza de los primeros días y puede ser tenido en cuenta tanto para ornamentación interior como la exterior. Si sabemos jugar con la estructura y colores de la casa, el resultado de todo puede ser muy bello.

El pesebre también tiene que tener lugar en la ornamentación navideña, por más que muchas veces la tendencia es darle cabida a estilos propiamente navideños y no tanto a motivos religiosos. Sin embargo, la presencia de los protagonistas en madera, una estructura erigida para ellos, dependiendo el tamaño, y un buen emplazamiento para que sean vistos, queda muy bien si pensamos en la decoración bajo este estilo.

Un buen consejo que podemos darte es que apeles siempre a lo clásico o recursivo si no sabes improvisar. Hay una multitud de estilos que viene con toda una batería de directivas a seguir. Estrellas, guirnaldas, roscas, velas, falsos presentes, calcetines, son excelentes ideas para tener en cuenta a la hora de decorar y muchas de ellas con una historia en su reverso. Por ejemplo, se dice que los calcetines fueron impuestos por el verdadero San Nicolás, aquel que fue bañado en las aguas de la santidad. Es que como quería que tres muchachitas no se prostituyeran, emplazó dinero en los calcetines de éstas.

Si queremos dar con nuestro hogar la bienvenida cálida y navideña a los invitados, siempre unas buenas guirnaldas, un árbol,  presentes o un muñeco de Santa Claus pueden ser excelentes ideas. Digamos que son los tópicos principales a la hora de decorar por lo menos la entrada de un hogar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *