La contaminación del aire (atmosférica)

      No hay comentarios en La contaminación del aire (atmosférica)

Existen cuestiones más o menos perentorias, lo cual da un tiempo para hacer o no; y también acaecen sucesos perentorios en lo absoluto, lo que contrae conciencia, responsabilidad y acción en una amalgama o mezcla importante. Lamentablemente, en relación a lo último, la civilización humana no ha entendido que la tierra es pequeña, que muchos de sus recursos primordiales son limitados y que, por ahora, es el único hogar. Y lo decimos, precisamente, por los diversos tipos de contaminaciones que dañan al globo ¿Hasta qué punto la mano humana genera los grandes cataclismos que se ven y cuando es intervención de la propia naturaleza? Es un interrogante que se sigue debatiendo entre los especialistas. A continuación, para profundizar, hablaremos de la polución atmosférica.


Historia de la contaminación de aire

Si hay historia es porque existe el hombre. Sí, esto no es negar lo que hicieron otros seres vivos, sino simplemente que el humano es la única entidad histórica ¿Hablamos de historia de la contaminación del aire? Y sí: aunque no se crea debemos remontarnos a algunos miles de años atras, debido a que en el Imperio Romano ya existía este flagelo. Es que Roma quemaba, por diferentes causas, una gran cantidad de madera por ejemplo. Eso era necesario para crear sitios de combate, obtener herramientas, construir edificaciones o medios de transporte, así como también desarrollar la agricultura. Roma fue un Imperio y su ciudad, la metrópoli, sería una urbe intermedia de las actuales. Eso nos sirve para comprender el nivel de polución nada poco estimable que desarrollaron.

Pero sigamos, porque el gran paso en la contaminación no lo dio una ciudad, siquiera los muchos imperios que eclosionaron en los últimos miles de años, sino todo un sistema. Con el capitalismo y su hijo la Revolución Industrial, en el siglo XIX, los niveles de nocividad al aire aumentaron considerablemente. De hecho, al siglo siguiente, la combustión del carbón aumentó de manera exponencial en Gran Bretaña, el gran taller del mundo. Se vertía toneladas de contaminantes al aire, las normativas prácticamente no existían o se eludían, generando una enorme mortandad a partir de enfermedades respiratorias. Fueron años difíciles para el hombre, bajo los designios de un capitalismo que daba los primeros pasos, y para el mundo, que se enfrentaría contra contaminantes cada vez más nocivos.

Bajo este relato intempestivo, también habría que contar el suceso del Big Smoke, el día que miles de vidas fueron cegadas justamente por la contaminación atmosférica ¿Qué había sucedido? La combustión sobre todo del carbón desparramó partículas de azufre en el aire, las cuales fueron dispersas por condiciones poco favorables de clima ¿Las consecuencias? Dispersión y muerte, entre el 5 y 9 de diciembre de 1952 de  ,se supone, doce mil londinenses. Otros diez mil padecieron graves enfermedades. Luego, tan solo dos primaveras después, una gran neblina tóxica provocó múltimples accidentes (se dice que dos mil).

Con el tiempo las normativas han avanzado por lo menos en ciertos países, pero que no piense que esto oblitera la contaminación atmosférica, debido a que sigue existiendo y nos debe poner alertas en todo momento. Es un buen punto, una ayuda si se quiere, que sepamos en este tópico específico que el nivel de culpabilidad humano es alto. No sucede a menudo eso, realmente y no hay nada peor que considerarse un agente pasivo.

Tipos de contaminantes

La clasificación, en rigor de verdad, se puede bifurcar, es decir, que existen dos tipos. Puede haber una contaminación directa, lo que implica el arrojo o conexión inmediata entre el agente o partícula contaminante y la atmósfera, independientemente que sea una fuente natural o antrópica (humana). La contaminación secundaria, en cambio, es desarrollada luego de una reacción química o fotoquímica, envolviendo, generando un plus, digamos, en relación a la contaminación primigenia o primaria. Al igual que al principio, las cuasas pueden ser naturales o humanas.

A continuación describiremos los tipos de contaminantes para seguir ejemplificando lo que queremos anunciar y profundizando.

Monóxido de Carbono

Fuentes de monóxido de carbono

Es un gas incoloro, inodoro y sumamente tóxico. Lo produce la quema incompleta de compuestos carbonados, es decir que tienen partículas de carbono. Hablamos de carbón, leña, parafina, incluso el petróleo. Las causas son variadas, si ponemos el ejemplo del Imperio Romano las grandes quemas serían la principal. Hoy en día a esta hay que sumarle la industria, el transporte vehicular y, por ejemplo, todo lo que sea combustión hogareña, verbigracia, estufas, cocina, cigarrillos, etc ¿Es tóxico, por qué? La respuesta es muy sencilla: el monóxido intenta suplantar el oxígeno, por ende imposibilidad su libre comunicación en nuestro cuerpo. Naturamente, nosotros vivimos con el segundo y no con el primero. Esa realidad puede contraer problemas respiratorios en las personas, propiciar entuertos cardiovasculares sobre todo a aquellos que sufren cardiopatías e incluso en los niños recién nacidos puede afectar su crecimiento. Sin lugar, hay que cuidarse del monóxido de carbono.

Dióxido de Carbono

Es una sustancia fundamental para los seres vivos, ya que las plantas lo utilizan para realizan su fotosíntesis. Lamentablemente, muchas cuestiones (no decimos todas, porque la realidad es siempre más compleja) deben tener cierto cauce en la naturaleza. La actividad del ser humano no permite lo último y ahí derivan las consecuencias ¿Cómo nos afecta el dióxido de carbono? ¿No ayuda en la fotosíntesis, no es parte de la respiración celular o en la descomposición de organismos? Sí, naturalmente, pero su gran emisión puede originar lo que se denomina el efecto invernadero, dando lugar a aumentos notables en la temperatura atmosférica al absorber la radiación producida por el planeta.

Clorofluorocarbonos

Su nombre ya nos lo anuncia: son compuestos químicos que contienen enlaces de cloro, flúor y carbono. También pueden contener hidrógeno y bromo. Estos compuestos son únicos porque logran permanecer bastante en el tiempo, lo cual implica graves riesgos si contaminan. Hasta hace poco los aires acondicionados y refrigeradores despedían este compuesto, aunque hace rato están totalmente prohibidos. Son tan nocivos que se les achaca el aumento del agujero de ozono, lo que termina permitiendo el ingreso de rayos ultravioleta. Por ejemplo, de ese suceso luctuoso al cáncer de piel no hay mucha distancia. Asimismo, hay que decir que no tantos elementos orgánicos contienen estas propiedades, lo que hace pensar que el hombre tiene una gran influencia en este potencial contaminante (decimos potencial porque todo depende de su uso y regulación).

Óxidos de Azufre

En el aspecto toxicológico, hablamos de un óxido sumamente perjudicial para la vida humana y la general (ni hablar si mencionamos al dióxido de azufre). Puede ser producido por cualquier desarrollo industrial y, naturalmente, por la misma mano de la naturaleza en una simple erupción volcánica. Es causante de la lluvia ácida cuando justamente se mezcla en la precipitación. Se lo utiliza más que nada para procesos de conservación, desinfectantes y antioxidantes.

Óxidos de Nitrógeno

Son gases altamante reactivos, formados en una combustión por acción microbiológica o por rayos, es decir, es inorgánico. Tiene una incidencia muy grande en lo que llamamos más arriba contaminación secundaria, ya que por diferentes reacciones forma, por ejemplo, el smog fotoquímico o niebla de Los Ángeles. Sí, es consecuencia del gran tráfico vehicular de las enormes ciudades. Si se oxida en ácido nítrico, contribute en las lluvias ácidas.

Compuestos orgánicos volátiles

Hablamos de compuestos sumamente lábiles y que poseen varias fuentes. Dimanan de la quema de combustible fósil, actividades industriales y emisiones naturales de la misma vegetación. Algunos de ellos, con génesis humana como el benceno son altamente cancerígenos. El metano es un compuesto orgánico volátil también, siendo 20 veces más potente que el monóxido de carbono y teniendo un papel primordial en el efecto invernadero.

Amonia

Se lo utiliza en muchos procesos, pero se debe saber que es cáustico y peligroso. Es un compuesto químico lleno de nitrógeno, un precursor sumamente oloroso de los fertilizantes. Naturalmente, estos, en la actualidad, utilizan el compuesto. Asimismo, muchísimos productos de limpieza usan el amoníaco. Lamentablemente contamina nuestra atmósfera y su producción en los últimos tiempos se ha incrementado estrepitosamente.

Material Particulado

Hablamos de partículas sólidas finas o líquidas suspendidas en el aire. Se produce naturalmente en erupciones volcánicas, tormentas de arena o formaciones de neblinas. La mano humana ayuda con la combustión de fósiles, la minería, etc. Dependiendo de la dimensión de la partícula, su nocividad variará. Es causante de problemas respiratorios y del corazón.

Ozono Troposférico

Al ozono siempre lo hemos entendido como un bienhechor: sin él no se evitaría la radiación solar, lo cual convertiría a la tierra en una suerte de páramo o desierto sempiterno. Pensemos algo así como dejar una salchica unos cuantos minutos en el microondas. Sin embargo, el ozono que se produce en la troposfera en reacción con otros contaminantes puede generar problemas en la salud graves. Recordemos que la troposfera es una división de la atmósfera, inmediatamente superior a la tierra. Tiene un espesor de 7 km en los polos y 17 en el resto del planeta; es decir, es el sitio en el que se producen los fenómenos metereológicos.

Fuentes de contaminación del aire

Hay varias causas y factores que intervienen en la contaminación del aire. Para dar un ejemplo, cuando hablamos de contaminaciones secundarias, múltiples procesos y elementos químicos pueden intervenir en reacciones. Sin embargo, las fuertes son dividas en dos.

Fuentes naturales

Polvo en áreas desérticas, monóxido de carbono por quemas naturales, actividad volcánica que llena de carbono y azufre, descomposición de materia orgánica, emisiones de compuestos volátiles por las plantas, actividad microbiológica en océnas e incluso metano despedido por la misma digestión de los seres vivos. Sí, esto último puede sonar curioso, pero es un hecho: en lo últimos tiempos este proceso natural se ha magnificado por la misma mano del hombre que atiborra animales y los aumenta en número para su consumo.

Fuentes antropogénicas

Las fuerntes en este aspecto son igual de variadas, con el agravante de que radican en el hombre y su falta de regulación. Descomposición de residuos, minería, fábricas, incineradores, plantas de energía, hornos; toda la actividad vehicular (hablamos de bólidos, camiones, motos e incluso aviones), quemas controladas de bosque para la agricultura, aerosoles, pintura, spray, emisión de amoníaco por los fertilizantes, etc. Como se ve, la contaminación atmosférica puede provenir de diversos sitios.

Impactos de la contaminación del aire

¿Cuáles son los impactos de la contaminación del aire? En rigor de verdad, la respuesta es sencilla: el hombre y todo lo que no es el hombre, es decir el medioambiente con su tremenda diversidad. A continuación puntualizaremos.

Salud humana

En cuanto a la salud humana, la contaminación del aire por múltiples partículas y compuestos puede ocasionar tos, irritación de garganta, nariz y ojos; dificultades respiratorias, agravación de problemas cardíacos, disminución de la capacidad pulmonar, daños en el sistema inmunológico y a nivel reproductivo. Asimismo, hay compuestos que propician el desarrollo cancerígeno.

Medio ambiente

El medio ambiente se verá de diferentes maneras afectado dependiendo del tipo de químico, su expansión e intensidad. Y mencionamos que a veces estos procesos, lamentablemente, pueden tener rasgos globales.

Lluvia ácida

Lo que sube gaseosamente puede bajar en forma de precipitación ¿Si es azufre, cuál será la consecuencia? La respuesta es bastante clara. La acidificación de la lluvia es una realidad que deteriora ambientes, mata animales (sobre todo a los peces que viven en el agua), corroe edificaciones, daña árboles, etc. Muchas ciudades del mundo, que por lo general son las máximas productoras de gases atmosféricos dañinos, intentan poner coto a sus produciones justamente por este fenómeno.

Disminución de la capa de ozono

Otra consecuencia terrorífica de la producción de contaminación atmosférica es la disminución de la capa de ozono. Ya dijimos que este gas produce una capa que nos protege (en sentido lato, a toda la tierra y su vida) de los rayos ultravioletas emitidos por el sol. Un adelgazamiento lo que produce es el pasaje de niveles de radiación altos que daña a los seres vivos. Por ejemplo, la soja no puede desarrollarse y el hombre tiene enormes posibilidades de contraer cáncer de piel.

Oscurecimiento de la atmósfera

Las nubes terminan absorbiendo el calor y no evaporándose con el desarrollo de las precipitaciones. El resultado es una nubosidad permanente, un oscurecimiento en toda la atmósfera.

Efecto invernadero

Sabemos desde pequeños que el efecto invernadero provoca la vida en la tierra, ya que la mantiene caliente, en la temperatura idónea. Sin embargo, la contaminación o producción de químicos asi como procesos, por ejemplo, de deforestación,  genera una enorme distorsión en este proceso a priori natural. La consecuencia desgraciadamente es un aumento de la temperatura de la baja atmósfera, ergo, está absolutamente asociado al calentamiento global y comporta uno de los grandes problemas de la humanidad en el presente y futuro inmediato.

Eutrofización

Esos gases nocivos caen en forma de precipitaciones. Si nuestro planeta está enormemente compuesto por mares, es absolutamente lógico que esos contaminantes luego de múltiples reacciones y de manera directa o secundaria caigan en una superficie hídrica. Eso genera una enorme distorsión en los ecosistemas marinos. Por ejemplo, hay algas que se ven estimuladas en su crecimiento por la presencia en el ambiente de nitrógeno, lo cual acarrea una disminución del oxígeno. El corolario es la muerte de muchos peces.

Efectos de la contaminación sobre los animales

Los animales sufren los mismos síntomas o similares por la contaminación atmosférica que el hombre. Todo eso llevado al paroxismo, como se pudo vislumbrar en lo que va de la nota, es la mismísima muerte.

Índice de Calidad del Aire

El Ìndice de Calidad de Aire establece el límitre de contaminantes concentrados que hay en una región. Es decir, una zona de monitoreo a partir de determinada entidad y con parámetros establecidos específicos para controlar la gravedad de la polución propiamente dicha.

Cómo ayudar a reducir la contaminación atmosférica

Hay que comprender que nuestra actividad no es gratuita, que todo lo que hacemos tiene consecuencias y repercuciones; ergo, dejamos huellas en el planeta. Pero como imperativo ambiental hay que tratar de que aquellas sean tenues y que el mundo para las generaciones futuras sea algo potable, habitable.

Bajo ese planteo, se puede uno informar cómo se ayuda para reducir la contaminación atmosférica. En primer lugar es importante disminuir el uso de combistible, ergo, el transporte vehicular se debe minimizar o anular a futuro. Si las distancias no permite la tracción humana, utilicemos servicios públicos. Asimismo, es importante reciclar para reducir producciones que conllevan contaminación, como también tratar con productos de origen local así mermamos los costos de envío en el sentido de cuidado de la atmósfera, claro está. Si no estamos en casa, apaguemos todos los artefactos que gastar energía y, en lo posible, seleccionemos empresas con responsabilidad ambiental.

Esos consejos, más una conciencia rigurosa al respecto pueden implicar grandes cambios en el planeta. No sirve de nada pensar que el otro lo hará; actuemos a la inversa: deseemos que nuestra máxima de acción se convierta en ley universal. Llevando al paraxismo la mala acción sufrimos o desaparecemos como civilización ¿Está claro?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *