Animales en peligro de extincion y extintos en Colombia

El hombre hace tiempo se ha equivocado en algo, aunque en rigor de verdad no hay que generalizar: ese hombre es el occidental ¿Y en qué ha perdido el camino? En la creencia de entenderse como amo y señor del mundo, a riesgo de poner en peligro ambientes con su flora y, sobre todo, fauna. Y nos encontramos así, pendulantes, entre un Dios que considera a todos sus criaturas y cierta tendencia cartesiana de ver a los animales como simples máquinas sin sensibilidad, aunque esa visión hace rato esté perimida. Bajo esa triste coyuntura, te presentamos animales en peligro de extinción y extintos en Colombia ¡No te pierdas la nota!

Parece que hace rato la civilización, enfilada bajo el capitalismo, entró en una vorágine de importarle poco lo que se pierde, arruina, desaparece, con tal de cumplir sus objetivos. El mundo es chico (visión ayudada por los progresos en tecnología de comunicación y transporte), pero lo seguimos contaminando; buscamos la igualdad, pero el sistema no deja de excluir a millones de personas; queremos respetar el medioambiente, aunque no paramos de derruir con gases tóxicos, químicos líquidos y yerbas similares; deseamos proteger animales, aunque poco alcanza si hay muchos ya extintos desde que el hombre pisó esta tierra y muchos en peligro hoy en día.

Es hora realmente de que el hombre actúe. En primer lugar porque sabemos que los animales tienes pasiones y si no es así, es un hecho indiscutible que se ligan al placer y que sufren el dolor, como cualquier ser viviente ¿Esa sensibilidad no nos conmueve? Dado los resultados, evidentemente no ni nunca. El ser humano se ha pensado a imagen y semejanza de Dios, por ende superiores a cualquier animal. No por algo decían que los egipcios eran sabios al respecto: ellos divinizaban chacales, cocodrilos, entre otros. O tal vez sería mejor pensar pitagóricamente: esa secta filosófica creía que las reencarnaciones de los seres queridos podían recalar incluso en un simple ciervo, ergo, podrías estar matando a uno de los tuyos sin darte cuenta.

A continuación emplazaremos información para concienciar: animales extintos y en peligro de Colombia.

Armadillo gigante o tatú carreta

Es la especie de armadillo más grande del mundo, ya que puede medir 100 centímetros y pesar alrededor de 33 kilos. A primera vista su generalización puede confundir al lector desprevenido ¿Acaso no lo vemos por todas partes a este animalito? Está en Bolivia, en Argentina ( de tamaño menos), en Colombia y otras zonas de América. Sin embargo, este es un caso donde su generalización no oblitera la disminución de la población. Las causas principales de su coyuntura de peligro radican en la caza indiscriminada y la eliminación de su hábitat. De hecho, su alimentación específica y su exigua reproducción colaboran en esta pésima realidad. Por último, hay que anunciar que se encuentra bajo el catálogo de especie vulnerable desde 1982.

Cocodrilo americano

Estos dinosaurios vivientes son la especie más grande de cocodrilos en América, llegando a pesar 182 kilos los machos y medir más de cuatro metros. Asimismo, viven alrededor de 40 a 50 años. Sin embargo, pese a su portento físico, su fiereza de semblante y hasta su andar histórico por la tierra (sus descendientes datan de 200 millones de años atrás), se cuenta en una situación de vulnerabilidad. Al principio se lo cazaba por su piel; en la actualidad la amenaza es la pérdida de su ambiente. En rigor de verdad es un alivio saber que se ha mejorado en las últimas décadas y su población a aumentado algo, sobre todo a partir de la construcción de lugares artificiales para ellos.

Cocodrilo del Orinoco

Cocodrilo enorme radicado más que nada en la cuenca hidrográfica de Orinoco. Es uno de los animales que se cuenta en mayor peligro, ya que en sus últimas generación se ha visto una disminución del 80 por ciento de la población. Pueden existir negros, amarillos o de un color verde grisáceo, aunque en estas cuestiones ya le debemos mucho a lo que ha sido y no a lo que es. Las amenazas provienen del hombre principalmente al achicar su hábitat, practicar la caza indiscriminada, incluso accidentalmente ¿Qué queremos decir con esto? Que a veces estos reptiles ciclópeos caen en redes de pesca y mueren. Asimismo, se comercian sus huevos. Y si queremos añadir peligrosidad, hay un rasgo propio que no colabora: la gran mayoría de sus vástagos no sobreviven.

Delfín rosado

Siempre se lo pensó único, aunque desde hace un tiempo se develaron sub-especies (una boliviana). Es un cetáceo amigable, sociable con los humanos, que vive más que nada en los ríos, es decir, en agua dulce. Su nombre deriva del color de su piel, rosada tirando en algunos casos hacia el azul o gris. Se lo puede hallar en Brasil, Bolivia, Venezuela y también Colombia. La peligrosidad de su condición estriba en la caza directa o accidental (como mencionamos anteriormente), como también la destrucción de su ambiente producto del crecimiento de la población, la deforestación, agricultura y ganadería (esto más que nada en Brasil). Las medidas de conservación que se toman con esta especie son varias: registro de la población, medidas de protección del ambiente, lucha contra cazadores, entre otras acciones.

Foca Monje del Caribe

Aquí tenemos un caso luctuoso de una especie que no está debido a la mano del hombre, mayormente. La Foca Monje del Caribe fue descubierta por Colón, aunque pensó esté que era un simple lobo marino. Su hábitat siempre fue el mar del Caribe, llegando hasta el Golfo de México y Bahamas. Medía casi dos metros y medio y podía llegar a pesar 130 kilos. En 1994 se la dio por definitivamente extinta ¿Los motivos? Los colonos las cazaron indiscriminadamente: por su grasa, carne y piel. Se dice que se mataban alrededor de 100 por noche. Asimismo, los científicos, deseosos de fijar sus conocimientos, siguieron la antigua premisa de la Antropología: si no está muerto no sirve, porque todo lo quieto es digno del museo. Al final, la industria pesquera le dio el tiro de gracia.

Guacamayo Verde

Si bien exhibe distintos colores, su tonalidad prominente es la verde, de ahí que se le diga militar. Puede llegar a pesar 900 gramos y tener 80 centímetros de longitud. Es grande como ave de esta clase, con patas muy fuertes y un pico que permite destrozar cáscaras y frutos duros. Si bien se haya desperdigado en distintas zonas no deja de estar en situación vulnerable (se lo halla desde México hasta algunos sitios de Argentina) Las amenazas son particulares, porque claramente no se come o se usa para más fines que la entretención. Sí, se leyó bien: antes que la destrucción del ambiente, la problemática del Guacamayo Verde radica en que se lo caza, se lo guarda y se lo sume en cautividad como una especie de mascota. A veces en recipientes tan pequeños que mueren de asfixia o producto del estrés ante el temor o un largo viaje. En el mejor de los casos sobrevive encerrado en los lugares más disímiles del mundo ¿La mejor manera de cuidarlos? Las reservas donde se los controla, pero tienen una enorme capacidad de desenvolvimiento y protección.

Guacamayo Verde Mayor

Una ave un poco más grande que la anterior, pero en una situación de peligro aún mayor. El Guacamayo Verde Mayor se ha visto sometido a una disminución terrible de su población por la desaparición de su ambiente y por su captura para luego ser vendido como simple mascota. De los seis países en donde se haya, se ha vuelto raro en cuatro. Para dar un ejemplo, el lapa verde (otra manera de nombrarlo) se encuentra en una tesitura tan frágil en Costa Rica que cualquier modificación de la zona conlleva su desaparición absoluta.

Jaguar

Su piel con manchas negras, blancas, color amarillo o color café rojizo lo convierten en hermoso. Es el felino más grande de América y el tercero más grande del mundo. Sin embargo, su situación no es la mejor en la actualidad: está desperdigado en distintas regiones, pero si no está en situación de peligro lo está bajo el catálogo de vulnerabilidad. Ya ha desaparecido en el sudoeste de Estados Unidos y el norte de México. En la Argentina está en peligro de extinción ¿Las amenazas? La caza por pieles o simple deporte, a pesar de las legislaciones protectoras; la desaparición de su hábitat; y, a veces, producto de lo último, su eliminación por parte de ganaderos debido a que el Jaguar ataca a sus animales.

Manatí de las Indias Occidentales

Esta clase de Manatí es bastante desconocida. De hecho, si bien las expediciones colonizadoras lo observaron, toda la información se recavó a partir de 25 años atrás, seguramente producto de su vulnerabilidad. Si bien viven en el agua, no dejan de ser mamíferos con un rasgo peculiar: comen solo plantas. Son pesados y necesitan ingerir por lo menos una décima parte de sus kilos, de ahí que cualquier modificación de su ambienta sea sobremanera peligrosa. También lo perjudica su reproducción no grande y las modificaciones de las temperaturas (habita en aguas tropicales ). La caza indiscriminada (se comía su carne) fue la principal causante de su situación endeble. En la actualidad hay, juntando todas las especies de manatíes, solo 10.000 ejemplares.

Mono Araña de cabeza café

Cuando hablamos de peligrosidad, este mono simpático desgraciadamente la personifica: su población ha disminuido un 80 por ciento en los últimos 45 años, lo que implica alrededor de tres generaciones ¿Los causantes? La destrucción de su hábitat y la caza indiscriminada. No llega a pesar 10 kilos y miden entre 40 a 44 centímetros. Son arborícolas, por ende lo más normal, aunque bajen para buscar comida, es que se hallen saltando de rama en rama. Tienen una cola prénsil y unas extremidades tan largas en relación a su cuerpo que de ahí deriva su nombre de “araña”. Su edad en libertad es de 24 años; en cautiverio y bien cuidado llegan incluso a los 35.

Mono choro de cola amarilla

Se halla entre las 25 especies de primates más amenazados del mundo esta especie endémica radicada en Perú. En la actualidad solo hay unos 250 ejemplares en estado salvaje. Si bien se los conoció recién en 1974 (por lo menos en cuanto a material que lo diga), mucho tiempo se pensó que habían desaparecido. El comercio de su carne para obreros y militares demostró que no ¿Las amenazas? Básicamente son muchas: hablamos de una especie con zonas geográficas reducidas, escasa reproducción, delicadeza ante el cautiverio, además de no tener miedo al hombre ¿Y esto por qué es malo? Si ven a un humano desconocido se sienten amenazados e incluso gritan o muestran sus genitales en señal de territorialidad. El problema es que los delata ante los cazadores.

Nutria gigante

Existen nutrias en todo el mundo, pero las gigantes son las más amenazadas. De hecho, en Latinoamérica hay muchos sitios que ya no cuentan con ellas. En 2006 se recabó información y no superaban los 5000 ejemplares. Estamos hablando de un animal de gruesa piel y totalmente adaptado al mundo anfibio con sus bigotes detectores de presión de agua, su cola, las extremidades en forma de palmeta o sus ojos grandes. Pesa 29 kilos, casi como un perro mediano tirando a grande. Su piel y la explotación de su ambiente lo ponen en riesgo.

Oncilla

 

Oncilla, pequeño tigre, trigillo y muchos otros nombres tiene. Es un pequeño felino que se lo haya desde Costa Rica hasta la Argentina, pero con una densidad sumamente baja, lo que recalca que no hay tantos. Prefiere los ambientes bajos en altitud, bosques perennes o selvas húmedas. Es pequeño, con pelo lanudo, con ojos grandes y hocico corto. Las amenazan de esta especie estriban en el cambio de su ambiente, el uso de su piel, como mascota ilegal, la hibridación (no es buena para la mantenimiento de la especie) y la competencia, incluso en cautiverio, con el ocelote. Las medidas de conservación van desde estudios, registros poblacionales, reservas hasta legislaciones que ayuden en su mejor desarrollo.

Oso de anteojos

Se lo considera en peligro de extinción desde 1982, pero todo a partir de una ecuación triste: si sigue desapareciendo o disminuyendo en ejemplares cada 30 años en un 30 por ciento, es muy factible que dentro de 12 0 13 años ya no exista. Perú, Bolivia, Colombia y Ecuador son los países más abundantes en esta clase de oso. De gran contextura, ya que parado puede superar los dos metros y pesar los machos 180 kilos. En estado salvaje tienen una esperanza de 25 años: en cautiverio, bien cuidados, casi 36 años. Un dato curioso: pese a su enorme envergadura, suelen construir plataformas en los árboles para recolectar alimento y descansar. Si bien se lo consideró un tótem protector de civilizaciones, en la actualidad se ve amenazado por la desaparición de sus bosques caliginosos. No ayuda la deforestación, la urbanización, la construcción de carreteras o actividades como la minería y la extracción de petróleo. Pese a que el puma es un enemigo feroz, su coyuntura calamitosa se debe, principalmente, al hombre.

Rana arlequín

 

Peligro crítico es su etiqueta, y esto debido a que un hongo infeccioso a aminorado en más de un 80 por ciento su población en solo tres generaciones.  Vive diez años, no nada bien por eso se la verá mucho en rocas y ramas, sus colores negros contrastan con mosaicos de tonalidades llamativas y su viente es blanquecino. No suele moverse para alimentarse más allá de un rango de diez metros. Por último, hay que decir que el cambio en su ambiente, la modificación en las precipitaciones y otras cuestiones han complicado su realidad. Su zona por antonomasia es Costa Rica.

Tapir

Los tapires con mamíferos grandes, que pueden pesar casi 300 kilos y medir dos metros de largo. Son compactos, con cabeza y cuellos robustos, cuatro patas y pelaje corto. Hablamos de una especie tan antigua que se cree que vivió aproximadamente 55 millones de años. Aquí podríamos ser malos y decir puede que no sobreviva al hombre un animal que se adapto a innumerables cambios en el mundo ¿A qué se debe ese estado de vulnerabilidad? Principalmente a la modificación abrupta de su hábitat y luego podríamos añadir a su caza, aunque por suerte esto ha aminorado en los últimos tiempos.

Tejón

Esta clase de tejón vive principalmente en países como Estados Unidos, México y Canadá, aunque se lo puede hallar en otras partes de América. Si bien en muchas zonas están extendidos y no se encuentran en peligro, en otras han disminuido producto a la agricultura extensiva, a la eliminación de animales con los que se alimentaba o situaciones menos comunes como verse atropellados por automóviles.  Son mamíferos carnívoros con un peso entre 6 y 12 kilos; y viven como máximo cinco años. Hay amenazas actuales como la modificación de su hábitat; pero otras permanecen en sus efectos por más que se hayan solapado, por ejemplo la caza debido a sus pieles.

Tiburón martillo grande

Hay una necesidad enorme de estudiar cada especie y divisiones de las mismas. Por ejemplo, de esta clase de tiburón se sabía poco, hasta que en el 2007 se descubrió que estaba sumido en una coyuntura de vulnerabilidad. Su rasgo peculiar en su cabeza en forma de T, sus ojos bien separados y los orificios nasales. Aunque lo más común es que midan cuatro metros de longitud, puede llegar a casi seis. Los escasos avistamientos hablan de un declive del 80 por ciento en los últimos 25 años.  El martillo cae en lo genérico: el tiburón, animal sublime y antiquísimo (data del periodo Jurásico) está viviendo la mayor época de depredación. Se lo caza por sus aletas, incluso a veces tirándolos luego para que mueran desangrados en el mar; se utiliza su aceite de hígado y además cae mucha veces accidentalmente en redes de pesca. Hay que añadir que el martillo solo tiene crías cada dos años, cuestión que lo convierte en animal de exigua reproducción.

Tortuga golfina

Son tortugas con caparazones redondos, color verde y que llegan a pesar alrededor de 40 kilos. Es difícil determinar su hábitat, porque sus ciclos existenciales son amplios. Sin embargo, podemos detallar que viven mayormente en áreas tropicales y subtropicales. Las amenazas que la convierten desde hace un buen tiempo en especie vulnerable son variopintas: depredación de animales como perros o gatos; contaminación humana de aguas y playas; caza de sus huevos para el comercio, caer accidentalmente en redes de pesca y también la muerte por enfermedades virulentas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *